Publicidad

Qué comer después del gym?

La información contenida en Ladytotal está destinado exclusivamente a propósitos educativos generales y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de tu condición médica.
Comparte el artículo:

No importa lo determinada que seas para ir al gimnasio o practicar un deporte y comer sano. Tienes que admitir que, a veces, ocurre que después de hacer ejercicio comes lo que no es debido, ya que piensas que si entrenas duro, los alimentos que ingieras no se convertirán en grasa.  ¡Lo cual es un gran error! Hacer ejercicio no siempre nos ayuda a deshacernos de todas las calorías extra. Lo que comes antes y después del ejercicio, transformará esas calorías en grasas o energía. Por lo tanto, si deseas aprovechar al máximo el tiempo dedicado corriendo en el parque o haciendo ejercicio en el gimnasio, he aquí algunos consejos que te ayudarán a comer después del ejercicio.

Si te estás muriendo de hambre con el apetito de un lobo, no cedas a la tentación de comer algo dulce o con grasas como galletas, galletas de manteca, barras de chocolate o pasteles, papas fritas. Si lo haces,  debes saber que el tiempo y el esfuerzo en el gimnasio fueron inútiles. Una fruta o un puñado de cereales estarían bien.

Publicidad

Cuando llegas a casa después del ejercicio, disfruta de un aperitivo con el fin de asegurarte que  no vas a atacar el refrigerador tan pronto como entres a la cocina. Puedes comer un yogur con una cucharada de granola crocante, una tortilla de verduras con una rebanada de pan negro tostado con semillas, una manzana o un sándwich de pavo.

Si estás entrenando  duro y también estás a dieta, no te olvides que tu cuerpo necesita proteínas con el fin de tonificar los músculos. Así que agrega a tu menú un huevo duro y un poco de carne blanca.

Si entrenas con pesas, necesitas comer a base de proteínas debido a que tu cuerpo utiliza las proteínas para construir y reparar el músculo. Después de entrenar, toma un batido de proteínas a base de leche baja en grasa o leche de soja y queso, o pollo con brócoli y arroz integral.

Si vas al gimnasio por la noche, después de la facultad o el trabajo, espera 45 minutos o incluso una hora antes de comer. Recuerda que tu cuerpo quema una menor cantidad de calorías mientras estás durmiendo, así que incluso si has tenido tu entrenamiento antes de acostarte, debes hacer una merienda nocturna muy ligero (menos de 100 calorías). Un bocadillo de alto contenido proteínico es lo mejor: un pedazo de queso, o una rebanada de pavo y  apio, por ejemplo.

Por lo tanto, asegúrate de que las comidas post-gimnasia sean nutritivas, ligeras y equilibradas con hidratos de carbono, proteínas y un poco de grasa.

Imagen: Copyright (c) 123RF Stock Photos

Comparte el artículo:
Publicidad

Deja un comentario