Publicidad

¿Qué resultados pueden mostrar las mamografías?

Mamografía mostrando un cáncer de mama

El médico radiólogo examinará sus mamografías buscando cambios en las mamas que no sean normales y las diferencias en cada mama. Comparará sus mamografías anteriores con la más reciente para comprobar los cambios. El médico también buscará masas o calcificaciones.

Leer más…¿Qué resultados pueden mostrar las mamografías?

Publicidad

Lo qué necesitas saber sobre las mamografías

Una mamografía permite al médico tener una mirada más atenta a los cambios en el tejido mamario

Una mamografía es un examen de rayos X de dosis baja de las mamas  para detectar cambios que no son normales. Los resultados se registran en la película de rayos X o directamente en una computadora para que un médico radiólogo las examine.

Una mamografía permite al médico tener una mirada más atenta a los cambios en el tejido mamario que no se pueden palpar durante un examen de mama. Se utiliza para las mujeres que no tienen problemas con sus mamas y para las mujeres que tienen síntomas, tales como un cambio en la forma o tamaño de un pecho, un tumor, secreción del pezón o dolor. Cambios en las mamas se encuentran en casi todas las mujeres. De hecho, la mayoría de estos cambios no son cáncer y se llaman ” benignos”, pero sólo un médico puede saber a ciencia cierta. También pueden ocurrir cambios en los pechos mensualmente, debido al período menstrual.

Publicidad

Un análisis de sangre permitiría descubrir si una mujer está siendo víctima de violencia de género

Con un simple análisis de sangre se podrían obtener datos “fiables y objetivos” para demostrar que una mujer está siendo maltratada.

Un proyecto llevado a cabo por las profesoras del departamento de Fisiología de la Universidad de Sevilla, Susana Pilar Gaytán, Ana María Gómez y María Rosario Pásaro, y la estudiante Johanna Roxy Fernández, ha puesto de manifiesto que el nivel de ciertas hormonas, como la oxitocina, la prolactina o el cortisol, se ve alterado en la mujer cuando es sometida a una situación de estrés prolongado extremo como el producido por la violencia de género. “Incluso cuando la violencia cesa no vuelven a la normalidad de forma inmediata”, señala el estudio.