Publicidad

El cuidado de tu vulva y zonas íntimas

La información contenida en Ladytotal está destinado exclusivamente a propósitos educativos generales y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de tu condición médica.
Comparte el artículo:

Lavado de la ropa interior

Usa detergente dermatológicamente aprobado en la ropa interior o cualquier otro tipo de ropa o material que entre en contacto con la vulva (por ejemplo, pantalones de pijama, ropa deportiva, toallas).  Evita el uso de suavizante de telas y / o lejía. Se debe realizar doble enjuague de la ropa interior.  Si utilizas productos para quitar las manchas en los artículos que entran en contacto con la vulva, remoja y enjuaga con agua clara y lavar en el ciclo de lavado regular con el fin de eliminar la mayor cantidad del producto como sea posible.

Publicidad

Elección de la ropa interior

Trata de ir sin ropa interior siempre que te sea posible (por ejemplo, al dormir).
Usa ropa interior de color blanco, 100% algodón para permitir que entre el aire y disminuya  la humedad.
Evita ropa interior tipo tanga (hilo dental).
Evita usar pantimedias de larga duración; trata de usar las medias hasta el muslo o hasta la rodilla.  
Evita los pantalones apretados, pantalones de montar o que puedan ejercer presión sobre la vulva.

La higiene

En el bidet, límpiate de adelante hacia atrás para evitar arrastar gérmenes del ano hacia tu vulva. Utiliza papel higiénico suave, blanco, no perfumado ni reciclado.
Evita el uso de productos aromáticos, como baño de burbujas, productos de higiene femenina (compresas o tampones), cremas, jabones o que entran en contacto con la región vulvar.
Evita el uso de sprays desodorantes femeninos, y los jabones de color en el área de la vulva. Las duchas vaginales están contraindicadas.
Cuando te duches, usa jabones suaves, y evita su aplicación directamente a la vulva, y evitar el champú en el área de la vulva.
Lava la vulva con agua fría o agua tibia con la mano.
Al secarte, acaricia el área de la vulva, no te frotes. No uses paños de limpieza, en la vulva, los cuales se pueden secar y o irritar la sensible piel de la vulva.
Muchas mujeres lavan la vulva con demasiada frecuencia, que puede irritar más la zona una vez al día es suficiente.
Ten especial cuidado al rasurarte el área vulvar, preferentemente recorta el vello.
Mantener el área de la vulva seca es importante, si está crónicamente húmeda, mantén una muda de ropa interior en tu bolso y cámbiate  si estás húmeda durante el día en la escuela o trabajo.
Si sufres de repetidas infecciones vaginales, evita el uso de cremas de venta libre que puedan irritar la sensible piel de la vulva. Es importante que visites a tu médico para un examen cuando se sospecha una infección, el auto-diagnóstico y el tratamiento sin confirmación puede conducir a errores de diagnóstico y tratamientos innecesarios que pueden causar más daño que beneficio a tu vulva.

Ejercicio físico

Evita los ejercicios que ejercen presión directa sobre la vulva como montar en bicicleta y paseos a caballo.
Usa pantalones y asientos de bicicleta acolchados si te dedicas a esas actividades.
Limita los ejercicios intensos que crean fricción en el área de la vulva.
Usa un paquete de gel congelado envuelto en una toalla para aliviar la irritación después del ejercicio.Evita nadar en piscinas de alto contenido de cloro, y evita el uso de baños de inmersión calientes.
Evita las prendas de lycra ajustadas durante los entrenamientos, y quítatelas  con prontitud tras el ejercicio.

Pre y post-sexual relaciones sexuales

Recuerda que las duchas vaginales no se recomiendan ni antes ni después de las relaciones sexuales.
Usa un lubricante que sea soluble en agua antes de la penetración, siempre que sea posible, si no tienes adecuada lubricación o sientes dolor en la penetración.
Evita preservativos texturados, o con otro tipo de sustancias que no sea lubricante de base acuosa.
Si practicas el  sexo anal, evita la penetración vaginal tras la penetración anal.
Para aliviar el ardor y la irritación después del acto sexual, aplica hielo o una compresa de gel congelado envuelto en una capa de una toalla de mano.
Orina (para prevenir la infección) después de tener relaciones sexuales.

Comparte el artículo:
Publicidad

Deja un comentario